Pastillas

Naturópata condenada por homicidio

A pesar de las insistentes advertencias sobre el riesgo de poner en manos de un “terapeuta alternativo” la salud propia y de nuestros seres queridos, el accionar de uno de ellos se cobró otra víctima. Así, la naturópata Louise Lortie fue hallada culpable de homicidio y negligencia criminal por un juez de Québec, Canadá. El motivo: causar la muerte de la niña Lisianne Manseau aconsejándole a su madre que reemplazara el tratamiento insulínico de su hija diabética con azúcar de caña sin refinar, jugo de pera, masajes con aceite de oliva y baños de sales marinas. El hecho ocurrió hace once años, pero recién ahora se la reconoce culpable. La pseudoprofesional aconsejó a la madre de Lisianne luego de consultar una bola de cristal, un péndulo y… al arcángel Miguel. La niña de doce años murió el 28 de marzo de 1994, sólo tres días después de comenzar con el “tratamiento” de Lortie.

Lo tristísimo es que la naturópata Lortie ya había sido hallada culpable de otra muerte, en 1999, también por negligencia criminal, había apelado el fallo de la Corte de Apelaciones de Québec que la condenaba a tres años de prisión, pero la Corte Suprema ratificó el fallo en agosto de 2003.

La pregunta es: ¿cómo pudo Lortie continuar con sus prácticas enajenantes y homicidas?

Esperemos que la sentencia que la espera el 12 de octubre próximo no permita que otros “elegidos” basados en bolas de cristal, péndulos y arcángeles sigan enviando gente a la muerte.

Fuentes: The Gazette, Montreal, y Ottawa Sun News, Quebec, 23/4/2005. (Agradecimiento: M. Bunge).